Ahora somos Talento Ephos
¿Qué papel pueden jugar las redes sociales como parte de la estrategia de abordaje de la salud mental? Equilibrio, diferenciación y coherencia en redes sociales.

08/02/2021

¿Qué papel pueden jugar las redes sociales como parte de la estrategia de abordaje de la salud mental? Equilibrio, diferenciación y coherencia en redes sociales.

Ana García-Abad
Ana García-Abad
Director of Consulting en VMLYRx Spain agencia perteneciente a AEAPS

«Una buena salud mental es absolutamente fundamental para la salud y el bienestar en general», dijo el Dr. ‎Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud.1

La pandemia está provocando un incremento de la demanda de servicios de salud mental. El duelo, el ‎aislamiento, la pérdida de ingresos y el miedo están generando o agravando trastornos de salud mental.1

¿Cómo debemos considerar esta necesidad de mejora de nuestra salud mental en las diversas estrategias de marca, compañía o de comunicación?

Según información aportada por parte de la OMS, más del 80% de los países de altos ingresos declararon haber recurrido a la ‎telemedicina y la teleterapia para paliar las dificultades de los servicios de salud mental, porcentaje que no ‎llega al 50% en el caso de los países de bajos ingresos.‎1

Hemos podido comprobar, de primera mano o como espectadores, diversas iniciativas de telemedicina y teleterapia que han confirmado el crecimiento exponencial de la digitalización de la población a nivel mundial. Diversas voces han perfilado nuestros avances en la digitalización en esta pandemia y aunque no hay cuantificación de consenso (se estima que esta situación de pandemia ha acelerado entre 62 y 10 años3 según las diferentes industrias esa digitalización), la realidad es que como población hemos dado un salto muy importante.

¿Podríamos considerar las redes sociales como otra iniciativa de telemedicina o teleterapia?

¿Qué papel pueden jugar las redes sociales como parte de la estrategia de abordaje de la salud mental?

Las redes sociales brindan un sentido de pertenencia, seguridad y una comunidad donde poder compartir inquietudes y necesidades, y apoyar a los demás. Las redes sociales pueden ser sencillas. Pueden consistir en hablar con un amigo mientras se toma una taza de café, visitar a un familiar o ir de excursión.
Las redes sociales pueden aumentar el sentido de propósito, la autoestima y promover una salud mental positiva. Pueden ayudar a superar un divorcio, la pérdida del trabajo, la muerte de un ser querido o la incorporación de un nuevo miembro a su familia. A menudo, el solo hecho de saber que están disponibles puede reducir las respuestas negativas de las personas a eventos estresantes u otros problemas.

Sin embargo, también hay que tener cuidado con los sistemas de apoyo que son poco saludables o rígidos. Estos pueden ser tan dañinos como no tener ninguna conexión. Si las personas del sistema de apoyo social están continuamente estresadas o enfermas, el apoyo que pueden ofrecer será bastante limitado. Si los amigos exigen mucho tiempo y recursos, o si no pueden satisfacer necesidades, es posible que nos sintamos más ansiosos y deprimidos.

Desarrollar y mantener vínculos sociales saludables implica dar y recibir. A veces eres tú quien da apoyo y otras veces eres el receptor. Reconocer quién puede brindarte más apoyo es fundamental. Dejar que tus familiares y amigos sepan que les quieres y les aprecias te ayudará a garantizar que su apoyo siga siendo fuerte en tiempos difíciles. Al mismo tiempo, algunas de las personas con las que interactúas habitualmente serán más exigentes que comprensivas. Date la flexibilidad de limitar tu interacción con esas personas.

A la hora de integrar el papel de las redes sociales en estrategias de marca o comunicación enfocadas a la salud mental, la clave está, como casi siempre, en el equilibrio.

Hay que establecer un equilibrio entre el apoyo positivo y el tóxico.

Además del equilibrio hay que buscar, también como casi siempre, la diferenciación.

La diferenciación entre el concepto de compartir y exhibir porque la interacción con la pantalla nos da la falsa sensación de realidad.

Y finalmente, sumado a equilibrio y diferenciación, asegurarnos de mantener coherencia.

Crear el “yo digital” lo más parecido al “yo real”. Ser honestos a la hora de mostrar la versión digital de nuestra realidad.

1.- https://www.who.int/es/news/item/05-10-2020-covid-19-disrupting-mental-health-services-in-most-countries-who-survey

2.- https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2020-06-11/transformacion-digital-isdi-bra_2622219/

3.- https://www.cnbc.com/video/2020/04/02/wpp-ceo-mark-read-on-how-the-coronavirus-has-affected-the-ad-industry.html?fbclid=IwAR1FxSuG9W1YSAtfFyYhcMHMQBNtaUzkak7S2zNiA0rI31D_OEk1YYf53Rk#close