Noticias Blog

Modelo de sanidad sostenible y eficiente en España. Marc García Bernat

marc

 

Marc García Bernat

 

MBA en Industria Farmacéutica y Biotecnológica

Barcelona

 

El sustancial incremento del gasto sanitario en España está poniendo en riesgo la sostenibilidad del SNS. Los motivos de este crecimiento se pueden resumir en: el incremento de la esperanza de vida que condiciona el envejecimiento de la población, la cronificación de las enfermedades, el incremento en la innovación científica y tecnológica que provoca un aumento en el coste de los nuevos tratamientos; y la existencia de un sistema autonómico poco cohesionado en el cual, en multitud de ocasiones, priman los intereses políticos a los sanitarios y en el cual existen oportunidades terapéuticas distintas entre las autonomías.

Así pues, ante esta situación, es necesario impulsar un conjunto de medidas y cambios en el sistema para garantizar su sostenibilidad y eficiencia. Para ello, en primer lugar, es necesario el establecimiento de un gobierno estable (evitando el cortoplacismo) para que estos cambios y medidas puedan implementarse de forma sólida a medio-largo plazo. Además, es necesaria una mejora en la eficiencia en el sistema de gestión para favorecer la cooperación entre las distintas consejerías autonómicas de salud evitando la competencia y para impulsar la implementación de tecnología de vanguardia y de las últimas innovaciones terapéuticas en todos los sitios por igual.

Por otra parte, para lograr dichos objetivos de sostenibilidad y eficiencia, considero que es capital el compromiso de la población y, para ello, es necesario un programa de concienciación sobre el enorme gasto que supone mantener un sistema sanitario como el actual, así como las limitaciones económicas a las que éste se enfrenta. De este modo, aparte de campañas informativas, considero que una buena medida de concienciación consistiría en informar a todos los pacientes sobre el coste de cualquier asistencia sanitaria que reciben, ya sea visita médica, hospitalización, pruebas, tratamientos… 

A parte de estas medidas que, a mi parecer, constituyen los pilares de la sostenibilidad y eficiencia del sistema, también deben aplicarse medidas más específicas para descongestionar el SNS. Así pues, considero que deberían de impulsarse los seguros privados como vía de descarga del sector público y como complemento del mismo. Además, otra medida de descongestión consistiría en, en función de las capacidades económicas de cada individuo, introducir copagos en la atención sanitaria resultado de imprudencias (“balconing”, exceso de velocidad…) y en la atención sanitaria de aquellas personas que, por su estado de salud, hayan sido advertidas sobre sus hábitos y hagan caso omiso a las recomendaciones del médico (p. ej.: dejar de fumar, dejar de beber alcohol, seguir una dieta más saludable…). Adicionalmente, para lograr una futura sostenibilidad, considero que uno de los focos principales del sistema debe ser la prevención mediante el fomento de hábitos saludables y medidas preventivas para evitar caros tratamientos y la hospitalización de los pacientes. 

Por otra parte, cabe comentar que la industria farmacéutica también tiene un papel importantísimo en la consecución de estos objetivos. Es necesario tener en cuenta que la industria, como proveedor del SNS, es uno de los principales interesados en que el sistema funcione y sea sostenible. Por ello, es necesario una estrecha colaboración entre ambas partes. Así pues, por su parte, la industria debe ser completamente transparente en cuanto al coste de desarrollo de los fármacos y su eficiencia. Además, en el desarrollo de productos, se debe trabajar para que estos no supongan un gasto adicional para el sistema, sino que permitan reducir el impacto presupuestario de su coste por otras vías (p. ej.: reducción en el tiempo de hospitalización de los pacientes). Finalmente, considero que se deberían fomentar los acuerdos de pago innovadores “pay for performance” en los cuales el precio-reembolso de los productos está determinado por el logro de una serie de objetivos previamente definidos en términos de eficacia, eficiencia o impacto presupuestario. De esta forma, aparte de pagar por el valor real que aportan los fármacos, se consigue acelerar el acceso a nuevos medicamentos y motivar a las compañías a mejorar la eficacia de sus productos.

 

 

 

 

 

Comentarios

Compartir